CAMBIAR LA TRADUCCIÓN DE UN CLÁSICO: “LA METAMORFOSIS” VERSUS “LA TRANSFORMACIÓN”

CAMBIAR LA TRADUCCIÓN DE UN CLÁSICO: “LA METAMORFOSIS” VERSUS “LA TRANSFORMACIÓN”

“Los puntos de vista del arte y de la vida son distintos

aún en el mismo artista”. Franz Kafka

Kafka metamorfoseado

Kafka metamorfoseado

Hace ya un tiempo cayó en mis manos un interesante artículo publicado por El País (Traducir a Kafka: ¿”La metamorfosis” o “La transformación”) en el que dos traductores de Franz Kafka  (1883-1924), Isabel Hernández y Jordi Llovet, discutían sobre cuál era el título correcto de la traducción al español de una de sus obras más conocidas, “La metamorfosis” (“Die Verwandlung”, en su título original en alemán). Como señala Isabel Hernández al inicio de su comentario de opinión “modificar el título de un clásico es algo no exento de problemas, pero ciertamente de rabiosa actualidad en nuestros días”. De hecho, para mí y tantos otros de mi generación resultaría muy difícil identificar al libro de Kafka por otro nombre distinto a “La metamorfosis” ya que es el que hemos conocido desde que los lejanos tiempos de bachillerato en que lo estudiamos. Así, Jordi Llovet, director de la edición de las Obras Completas de Franz Kafka, cree que “La metamorfosis” se tradujo mal, optando claramente por “La transformación” “… aunque el título no llegue a cuajar nunca por culpa de Ortega y Gasset o de Fernando Vela, o por razones de “efectos especiales””.

Ilustración de Antonio Santos para "La metamorfosis" de Editorial Nórdica, traducida por Isabel Hernández

Ilustración de Antonio Santos para “La metamorfosis” de Editorial Nórdica, traducida por Isabel Hernández

Pero ¿por qué “La transformación” en lugar de “La metamorfosis”? Según Llovet, “metamorfosis y transformación son exactamente lo mismo: la primera es voz de raíces griegas, y la segunda, de raíces latinas. Kafka pudo llamar a su narración Die Metamorphose, pero prefirió llamar a su cuento Die Verwandlung, que es una palabra del más corriente alemán, como ya advirtió Jorge Luis Borges”. En cualquier diccionario de alemán, la voz verwandlung corresponde a “cambio”, “transformación”, “conversión”, “reducción”, “mutación”, y solo como “metamorfosis” cuando apunta al lenguaje de la mitología clásica. De hecho, la palabra en alemán para denominar metamorfosis, es metamorphose. Continúa su argumentación Llovet indicando que “decidirse por un título o por otro, es decir, por la palabra de origen latino o la de origen griego, es solo una cuestión de matiz, pero un matiz de suma importancia”. Como argumenta “el título correcto le da un carácter de narración doméstica, urbana y biográfica, y no mitológica. La nueva versión inglesa también sigue este criterio, en inglés es The transformation; o sea, que son las dos únicas ediciones que llevan el título correcto”.

Isabel Hernández por su parte opina que “en el caso de un libro literario resulta, por lo demás, demasiado arriesgado calificar de “error” la traducción del título de una obra que ha desencadenado ríos de tinta y pensamiento, y que por su contenido, se quiera o no, entronca directamente con la tradición literaria de las metamorfosis”. Respecto al testimonio citado de Jorge Luis Borges, indica que “… tal como manifestó en una entrevista a F. Sorrentino en 1977, nunca tradujo esta obra (ni tampoco, al parecer, las otras que conforman el volumen), pero, sobre todo, que, como él mismo expresó, sus conocimientos de la lengua alemana eran demasiado limitados como para poder hacer de sus palabras un referente en lo que a una traducción de esa lengua respecta”. Kafka, señala Hernández, era un “gran conocedor de la tradición clásica” por lo que “no me cabe duda de que el término por él escogido, Verwandlung, le evocaba las metamorfosis mitológico-literarias, pues Verwandlungen fue el título que se dio en alemán a la obra de Ovidio hasta el siglo XIX (y aún hoy sigue recibiendo en muchos casos esa denominación: Metamorphoseon libri = Bücher der Verwandlungen). El propio Goethe, él sí una autoridad de la lengua alemana, utiliza el término Verwandlungen en sus textos literarios, y Metamorphosen únicamente para sus estudios científicos, tal es el uso que da la lengua alemana a esta pareja de términos”.

Edición de las "Obras Completas de Kafka" de Galaxia-Gutenberg dirigidas por Jordi Llovet

Edición de las “Obras Completas de Kafka” de Galaxia-Gutenberg dirigidas por Jordi Llovet

Entonces ¿con cuál de los dos títulos nos quedamos? Como siempre, es imposible dar con una verdad única, definitiva. La misma Isabel Hernández lo pone de manifiesto cuando señala que “es difícil saber qué es lo que Kafka tenía en mente a la hora de titular su obra; no lo dice en sus diarios ni en sus cartas de aquellos años a Felice Bauer”. Por lo tanto, es una cuestión, como tantas otras en esta vida, que siempre quedará a opción del buen lector. A mí, por ejemplo, me traicionan mis estudios de entomología y siempre me viene a la cabeza la palabra metamorfosis cuando pienso en la transformación de Gregorio Samsa en insecto. Modesta opinión, al fin y al cabo, comparadas con las anteriores. No deja de ser, como escribía al principio, un espinoso tema este de rebautizar las nuevas traducciones de los clásicos. El propio Jordi Llovet, consciente de ello, afirma que “casi me sabe mal haber sido el primero, en España, que le puso a una traducción de este relato el título de La transformació, en los años 1970”. Pero, no debemos olvidar lo enriquecedor y necesario que es todo debáte intelectual. Sobre todo en estos tiempos en los que todo lo que no sea valorable en términos monetarios está tan denostado.

FUENTES: El PaísWikipedia

Social Share

Related Posts

Leave a reply

Facebook IconG+