HISTORIA DE LA TRADUCCIÓN: LA ANTIGUA ESCUELA DE TRADUCTORES DE TOLEDO

HISTORIA DE LA TRADUCCIÓN: LA ANTIGUA ESCUELA DE TRADUCTORES DE TOLEDO

La Escuela de Traductores de Toledo, una institución fundamental en la Edad Media

La Escuela de Traductores de Toledo, una institución fundamental en la Edad Media

Es bien conocido que durante la Edad Media, la ciencia europea se limitaba casi exclusivamente a asuntos filosóficos. Existían algunas traducciones de los tratados de Aristóteles, de Platón y poco más. Los árabes, en contraposición, eran los depositarios del saber griego: Ptolomeo, Aristóteles, Platón, Galeno, Euclides, así como de la ciencia india y persa traídas del lejano oriente. Matemáticas, astronomía, astrología, medicina, quedaron unidas en un corpus científico manteniendo una llama que no sólo fue mantenida sino espoleada. El pueblo hebreo actúo como punto de unión entre musulmanes y cristianos.

El rey Alfonso X el Sabio dictando

El rey Alfonso X el Sabio dictando

En este contexto, surge en Castilla un hecho que sería fundamental para la historia de la civilización en el mundo occidental. Se trata del impresionante trabajo de traducción del árabe al latín primero y luego al castellano, llevada a cabo conjuntamente por cristianos, musulmanes y judíos en lo que hoy se conoce como Escuela de Traductores de Toledo en el período comprendido entre la tercera década del siglo XII  y la segunda mitad del siglo XIII.

Juan Hispalense, uno de los principales traductores de la antigua Escuela de Traductores de Toledo

Juan Hispalense, uno de los principales traductores de la antigua Escuela de Traductores de Toledo

Se suele designar como Escuela de traductores de Toledo  a una serie de iniciativas culturales dispersas y no limitadas solamente a la ciudad de Toledo. No se trataba de un centro educativo, sino de un grupo de estudiosos cristianos, judíos y musulmanes que trabajaron conjuntamente en la investigación y traducción al castellano y al latín de todas estas obras encontradas de la cultura árabe y de la antigüedad. La tolerancia que los reyes castellanos cristianos dictaron para con musulmanes y judíos facilitaron este comercio cultural que permitió el renacimiento filosófico, teológico y científico primero de España y luego de todo el occidente cristiano. En el siglo XII la Escuela de traductores de Toledo tradujo principalmente textos filosóficos y teológicos. Así, Domingo Gundisalvo interpretaba y escribía en latín los comentarios de Aristóteles, escritos en árabe, y que el judío converso Juan Hispalense le traducía al castellano, idioma en el que se entendían. En la primera mitad del siglo XIII esta actividad se mantuvo. Por ejemplo, reinando Fernando III, rey de Castilla y de León, se compuso el Libro de los Doce Sabios (1237), resumen de sabiduría política y moral clásica pasada por manos orientales. En la segunda mitad del siglo XIII Alfonso X  el Sabio, rey de Castilla y de León, institucionalizó en cierta manera en Toledo esta Escuela de traductores, centrada sobre todo en la traducción de textos astronómicos, médicos y científicos.

Sede actual de la Escuela de Traductores de Toledo

Sede actual de la Escuela de Traductores de Toledo

Hoy, la prestigiosa y antigua Escuela de Traductores de Toledo es uno de los institutos culturales e investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha y tiene su sede en el antiguo Palacio del Rey Don Pedro en la toledana Plaza de Santa Isabel.

Social Share

Related Posts

Leave a reply

Facebook IconG+