Los Matices Culturales de la traducción en las marcas: From lost to the river o lo dificil que es ser traductor

Los Matices Culturales de la traducción en las marcas: From lost to the river o lo dificil que es ser traductor

Interesantísimo artículo sobre traducciones de marketing. Lo ponemos entero porque no tiene desperdicio:

“Con la globalización económica actual, las marcas han tenido que adaptarse a tendencias, costumbres y gustos locales para acercarse a su público objetivo. Parte de esa adaptación ha quedado en manos de traductores que, más o menos acertadamente, han ajustado los principios de la marca a los matices locales.

 

He seleccionado trece (el número de la mala suerte en algunos países) de los innumerables ejemplos de traducciones de marketing que salieron mal:

 

  1. La cerveza americana Coors tradujo su eslogan “Turn It Loose” (‘Relájese’) al español como “Suéltelo todo” y en España se entendió como ‘Tenga diarrea’. — Vaya… Creo que tomaré sólo un zumo de naranja, gracias.
  2. Para su mercado taiwanés, Pepsi tradujo su eslogan “Pepsi Brings You Back to Life” (“Revive con la Generación Pepsi”, en España) y allí revive se entendió literal: ‘Pepsi resucita a tus ancestros.’ — ¡Miedo daría tomarse un refresco!
  3. El fabricante de vehículos Honda presentó en Suecia, en 2001, su coche Fitta. Tendrían que haberse asesorado antes… Fitta es una antigua palabra, actualmente usada en argot, para referirse a los genitales femeninos en sueco, noruego y danés. Lo peor era el eslogan que acompañaba su publicidad: “Grande por dentro, pequeño por fuera”. Tuvieron que cambiar el nombre a Honda Jazz.
  4. Aunque la mayoría de los negocios intentan crear una buena impresión al expandirse en otros países, Kentucky Fried Chicken empezó con mal pie al introducirse en China a finales de los años 80. Con la apertura de su primer restaurante en Pekín, tradujeron accidentalmente su eslogan “Finger-lickin’ good” (‘Como para chuparse los dedos’) a la frase tan poco apetitosa “Cómase los dedos”.
  5. El gigante Ford se dio cuenta de que seducir a los clientes con un cuerpo sin vida en cada coche no es la mejor manera de hacer una venta… Con la esperanza de resaltar la excelente fabricación del coche, Ford lanzó una campaña publicitaria en Bélgica que sus directivos pensaban que decía ‘Cada coche tiene una carrocería de gran calidad’. Sin embargo, al traducirlo, el eslogan decía ‘Cada coche tiene un cadáver de alta calidad’—muy lejos de la imagen que esperaban transmitir.
  6. El banco HSBC se vio forzado a reinventar todas sus operaciones globales de banca privada tras llevar una campaña estadounidense al extranjero. En 2009, el banco internacional gastó millones de dólares en su campaña “Assume nothing” (‘No des nada por sentado’). Los problemas surgieron cuando el mensaje se llevó al extranjero, donde en muchos países se tradujo como ‘No hagas nada’. Al final, el banco gastó 10 millones de dólares para cambiar su lema a “El banco local del mundo”.
  7. El micro-coche Nissan Moco no tuvo éxito en el mercado hispanohablante y, finalmente, sólo se comercializó en Japón. — Difícil fomentar su compra, ¡especialmente la de los coches verdes!
  8. En Francia, a principios de los años 90, Colgate lanzó una pasta de dientes bajo el nombre Cue. Desafortunadamente, la pronunciación de Cue en francés se parece demasiado a cul, equivalente a culo en español. — ¡Quién se lavaría los dientes con eso!
  9. En los años 50, cuando las empresas de chocolate comenzaron a animar a las personas a conmemorar el Día de los Enamorados en Japón, un error de traducción en la campaña de marketing dio la idea de que, en Occidente, era costumbre que las mujeres les regalaran chocolate los hombres en esa fecha. Y se convirtió en norma: el 14 de febrero, en Japón, las mujeres regalan los hombres corazones de chocolate y trufas (el giri-choco u “obligación de chocolate”). — ¡Una gran victoria para las empresas de chocolate!
  10. En Italia, una campaña para la tónica Schweppes tradujo el nombre “Agua Tónica Schweppes” (Tonic Water) como “Agua de Inodoro Schweppes” (Toilet Water). — ¡A ver quién es el listo que se toma una tónica!
  11. El fabricante sueco de aspiradoras Electrolux aprendió a la fuerza el argot inglés cuando presentó sus productos en Estados Unidos. Al intentar resaltar la potencia de su aspiradora, la campaña de la empresa escandinava dictaba “Nothing sucks like an Electrolux” (‘Nada aspira como una Electrolux’), pero no tuvo éxito entre los consumidores de Estados Unidos, donde el verbo suck tiene una connotación vulgar. — ¡Cuidado con cómo usas una aspiradora!
  12. Clairol lanzó el Mist Stick, un rizador para cabello, en el mercado alemán, y descubrió a la fuerza que mist es un sinónimo vulgar de estiércol. — Parece que los palos de estiércol no son muy populares en Alemania…
  13. Latte significa leche en italiano. En inglés, latte es una bebida de café cuya popularidad aumentó con el crecimiento de Starbucks. Sin embargo, en Alemania habría que tener cuidado con lo que pedimos para desayunar. Un morning latte en argot alemán se refiere a despertarse por la mañana con una erección.

Como conclusión, queda demostrado que no se debe subestimar ninguna de las partes de una campaña afectadas por la globalización. La tarea de la traducción, a priori, puede parecer de menor importancia y, a veces, se entiende como uno de los últimos trámites ‘administrativos’ de la campaña. Sin embargo, como hemos visto en estos casos, un contrasentido cultural puede tener un impacto dramático. Tal error no sólo puede suponer un gasto económico muy importante, sino, peor aún, dañar la imagen de la propia marca o llevar al fracaso completo de la campaña. Es, por lo tanto, absolutamente esencial tratar la traducción como parte integral de la campaña y, para evitar esos errores culturales, entre otros factores que determinan la calidad, debemos asegurarnos a toda costa de que trabajamos con traductores profesionales, nativos y, si es posible, con un alto conocimiento o especialización en el sector.”

 

 

Social Share

Related Posts

Leave a reply

Facebook IconG+